Gorro de chef, ¿por qué no? ¡¡ Regalo como signo de reconocimiento y distinción !!

Publicada en Publicada en Hostelería

 

Aunque seguro que cualquier chef que se precie dispone de este clásico y elegante “toque Blanche”, posiblemente muchos de ellos no se hayan parado a pensar las connotaciones históricas de este singular elemento del vestuario tradicional.

 

La principal utilidad del tradicional “toque Blanche” en la cocina es aparte de una medida higiénica, la de refrigerar la cabeza ante el calor de los fogones.

Breve reseña histórica sobre el gorro de Chef

Hay quien dice que son originarios de los sombreros reales asirios; otros mencionan al papa Juan XXII, que nombró mostacero a un sobrino suyo en un rasgo de nepotismo y, para que le respetaran, mandó que se pusiera un aparatoso gorro.
Históricamente está documentado que el cocinero francés Marie-Antoine Carême, chef del siglo XIX, que cocinó entre otros para el zar Alejandro I o los Rothschild, fue quien lo bautizó con el término “toque Blanche” y quien comenzó a utilizarlo adornado con flores doradas como signo de gran dignidad.
Este visionario de la cocina francesa fue uno de los Chefs predilectos de la Corte europea. Antoine Carême no sólo se preocupaba por la creatividad culinaria y el sabor exquisito en sus platos, sino que también pensaba que las condiciones en la cocina eran de suma importancia. El propio Carême se dedicó a diseñar los uniformes para sus pinches, cocineros segundos y ayudantes.

Él fue quien vistió a los profesionales de la cocina de blanco. Para las cabezas de su equipo, diseñó gorros de distintos tamaños para identificar y diferenciar a los cocineros de menor rango de los Chefs jefes.


 

Más información sobre Hostelería